El cambio de reclusión de Leopoldo López


#1

A Leopoldo López le han dictado esta mañana un cambio en su centro de reclusión. Es importante, me parece, tener esto claro y expresarlo así, a López no le han dado la libertad, simplemente le cambiaron su lugar de reclusión. Sigue siendo un preso político.

Supongo que con una cantidad de condiciones, es decir, con “condicional”, lo que quiere decir que está atado a una cantidad de cosas para no “violar la condicional”.

Ahora, el problema es que la “condicional” la dicta un poder tan nulo e ineficaz como el que le condenó a estar en Ramo Verde, ya será cosa suya si acata las decisiones de un poder usurpado o no lo hace.

Pero a lo que vamos, que hoy no tengo ganas de escribir mucho.

Este cambio de centro de reclusión será esgrimido por la tiranía como un gesto de buena voluntad que demuestra que están proclives al diálogo y por cienputésima vez se solicitará paralizar cuanto se esté haciendo para sentarse a dialogar, a llegar a un acuerdo. Me parece que es un reconocimiento, por parte del régimen, de que son un poder claudicante.

Sin embargo…

El problema es que los asesinados, siguen muertos, sus asesinos, materiales y/o intelectuales, siguen libres y sin castigo alguno.

Los hogares venezolanos que han sido violados, siguen ahí, violados, y los violadores materiales y/o intelectuales, siguen libres y sin castigo alguno.

Los niños, los ancianos y la población general, sigue ahí, padeciendo los efectos de la carencia de alimentos y medicamentos, los hospitales siguen sin tener con que atender a la gente.

El dinero que pudo usarse para impedir tantas muertes, sigue estado robado, y quienes se lo robaron, siguen libres de usufructuar ese dinero.

Cuatrocientos y tantos presos, siguen presos y han sido torturados. No hay nada que pueda hacer que esas torturas y los daños que causaron desaparezca. Los torturadores siguen libres… y torturando aún.

La prisión de López fue el fruto del árbol envenenado. El cambio de centro de reclusión sigue siendo el fruto del árbol envenenado.

Lo único que se puede dialogar, es una entrega pacífica, eso se les agradecerá y se les tomará en cuenta a la hora de dictar sentencia por los crímenes ya cometidos.

Nada ha cambiado, salvo que hay ya una declaración implícita de sentirse acorralados.

Acorralados, no derrotados. No están planteando una rendición, sino que están haciendo concesiones a cambio de una salida.

Son el secuestrador que entrega un rehén a cambio de un transporte que lo saque del lugar.

Cada quien que actúe según su saber y entender. Nada ha cambiado. Nada.


#2

Pues… tal y como decía esta mañana, ya empezó la oferta de diálogo. Con el CELAC de por medio.


#3

mejor dicho imposible…
quieren quedar impunes, los bárbaros se disfrazan