Elias Pino


#1

Por fin aceptó ser un abajo firmante.

jajajajajajaj

1


#2

Tácitamente lo había aceptado cada vez que se negaba a responder lo que no necesitaba respuesta. :yum:

Lo triste es que, a estas alturas, el tipo sigue muy orgulloso de tal hecho. Nada distinto del resto de los socialistas de éste país. La tonta soberbia de costumbre de quienes no tienen el más mínimo derecho a ser soberbios.