Heroicidad por puntos - Genocidio


#375

http://gnula.nu/drama/ver-denial-negacion-2016-online/

No es una película particularmente buena pero viene a cuento. Si la ven, encontrarán paralelismos curiosos con personajes que ustedes conocen.


#376

Lo llamamos genocidio o todavía no?

— Resistencia Vzla (@buqueinsignia4) 20 de junio de 2017

#377

Otra cosa para leer y reflexionar, y quizás nos de un poco de luz sobre los que aún no perciben en su totalidad la gravedad de la situación:

Experimento Pitesti

http://www.thegenocideofthesouls.org/public/espanol/historicos-sobre-el-experimento-pitesti/


#378

No sabía de ése episodio. Dejo otro texto relacionado.

http://www.libertaddigital.com/opinion/historia/el-experimento-pitesti-1276240131.html


#379

¿Todavía tenemos que seguir llamándolo terrorismo de estado?


#380

El infanticidio como política de Estado

Les disparan gases lacrimógenos al cuerpo, o bien cápsulas que explotan después de ser lanzadas. Los arrollan con tanquetas blindadas; imagínese el crujir de los huesos bajo 9 toneladas. Les disparan perdigones a corta distancia o bien un balazo preciso, generalmente a la cabeza, desde las motocicletas de los paramilitares. Y últimamente también ha sido la Guardia Nacional con pistola de 9 milímetros, “la reglamentaria”.

Es la represión estatal en Venezuela, aquella que el presidente Nicolás Maduro describió como “agua y gasecito lacrimógeno”. En castellano es habitual el uso del diminutivo en sentido figurativo, irónicamente para significar lo contrario. Maduro tal vez no sepa que está abandonando su acostumbrada literalidad.

Y sin embargo la palabra que olvidó pronunciar es “metódicamente”. En 79 días de revuelta popular, son 75 las víctimas fatales directas de la represión, ello sin contar las víctimas colaterales. Arroja un promedio de un muerto por día, 0.95 para ser exacto.

Metódicamente, que responde a un método, se lee en el diccionario. Rara vez ha habido un día en que hayan muerto más de dos personas. La mayoría de los caídos son jóvenes. El más reciente fue David Valenilla, estudiante de 22 años ejecutado por guardias protegidos detrás de una reja.

Así como antes fue Neomar Lander, de 17 años, y antes Brayan Principal, un niño de 14 años, y tantos más hasta llegar a 75. Nada de esto podría ser aleatorio, incluyendo el sadismo de “agua y gasecito”.

Metódica y sistemáticamente significa que es política de Estado. Sus componentes son un proceso decisorio centralizado, una disciplinada cadena de mando y, en consecuencia, una cohesionada fuerza ejecutora. No hay manera de escaparle a la responsabilidad, que llega hasta lo más alto.

¿Cómo se mantiene, de otro modo, la rigurosidad del promedio en un país con millones en la calle y varias fuerzas represivas involucradas? Un método frío, calculado, atroz. El plan es en cámara lenta: un muerto por día.

Se trata de un ataque sistemático, con conocimiento del mismo, contra una población civil, jóvenes desarmados, incluso menores de edad. Además del asesinato, comprende la encarcelación y la tortura de un grupo o colectividad con identidad propia, en este caso una identidad fundada en ideales políticos contrarios a los del partido oficialista.

Sepa el lector que el párrafo anterior es extraído, casi textual, del Estatuto de Roma de 1998, por el cual se establece la Corte Penal Internacional, y cuyo artículo 7 define los crímenes de lesa humanidad. A posteriori especifica que la responsabilidad por dichos crímenes es individual, no de los Estados, y que los mismos no prescriben una vez que la Corte haya establecido su competencia.

América Latina ha presenciado estos crímenes en el pasado. El gobierno de Videla secuestraba opositores, los hacia desaparecer y los ejecutaba clandestinamente, para luego enterrarlos en fosas colectivas. La vasta mayoría de ellos eran jóvenes, muchos eran menores de edad. Son las lecciones de crímenes como aquellos que explican la existencia del Estatuto de Roma.

El paralelo es inevitable. Esta Venezuela de Maduro se parece a aquella Argentina de Videla, incluyendo el infanticidio como método, como política de Estado. Los niños asesinados hoy en Venezuela evocan a aquellos otros en el recuerdo y la conciencia moral de quien aquí escribe. También porque aquellos fueron crímenes de lesa humanidad.


#381

Aproximadamente han muerto 52 personas debido a las protestas desde que éste hilo comenzó.


#382

Por: Eyanir Chinea y Andreína Aponte
Reuters

LA GUAJIRA/CARACAS, Venezuela (Reuters) – De la mano de su mamá, Samuel Becerra ingresó a fines de marzo al hospital pediátrico J.M. De Los Ríos, en Caracas, para hacerse una hemodiálisis de rutina. Estando internado, el niño de 12 años contrajo una infección que acabó con su vida, junto a la de otros tres pequeños.

La causa del contagio, que también afectó a una decena de niños más, fue una bacteria que los médicos rastrearon hasta el agua de las máquinas de ósmosis -usadas para filtrar la sangre-, que no habían recibido mantenimiento desde hace meses por falta de presupuesto, explicaron a Reuters familiares y la jefa de la unidad de nefrología del hospital, Belén Arteaga.

“Samuel tenía insuficiencia renal crónica desde que nació. Tenía 9 años en hemodiálisis y nunca había pasado esto”, dijo su madre, Judith Bront, de 53 años, acompañada de su esposo. “Entró caminando y al mes ya no quería caminar por los dolores tan fuertes que tenía”, recordaron ambos con lágrimas en los ojos.

El niño murió tras dos meses en el hospital.

El caso, que conmovió a los venezolanos, retrata la profunda crisis sanitaria que padece el país petrolero y que, según profesionales de la salud, está empeorando rápidamente, golpeando con más fuerza a los sectores vulnerables como niños, mujeres embarazadas y adultos mayores.

A pesar que en América Latina la mortalidad infantil ha venido retrocediendo en los últimos años, en Venezuela saltó un 30 por ciento en el 2016, según cifras oficiales.

Eso quiere decir que, en promedio, 31 venezolanos menores de 12 meses murieron cada día del año pasado, muchos víctimas de patologías que, de acuerdo a la Sociedad de Pediatría local, pudieron ser prevenidas o fácilmente tratadas, como diarreas o infecciones bacterianas.

Por ejemplo, en el Hospital de Niños J.M. De Los Ríos, a pocas cuadras del Palacio de Gobierno, muchos de los tratamientos se realizan gracias a donaciones de particulares, los padres deben limpiar las desvencijadas habitaciones y el agua potable no está disponible la mayoría del tiempo.

Y la crisis no se restringe a un solo centro de salud: una encuesta de este año hecha por el Parlamento de mayoría opositora en los principales hospitales del país reveló que, en promedio, el 90 por ciento de ellos presentó fallas en los servicios de diagnósticos como laboratorios y rayos X, y en el 64 por ciento no daban alimentos a los pacientes.

El Ministerio de Información no respondió a una solicitud de comentarios hecha por Reuters. Padres y médicos dijeron que la unidad de ósmosis del hospital de niños J.M. De Los Ríos fue limpiada tras la muerte de tres niños.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro, que junto al de su antecesor Hugo Chávez ha levantado decenas de ambulatorios y hospitales en las últimas dos décadas, niega que el país atraviese una crisis en su sistema de salud y alega que la escasez de insumos se debe a una “guerra económica” de sus adversarios políticos.

DESNUTRICIÓN “CATASTRÓFICA”

Entre la peligrosa frontera que separa a Colombia de Venezuela se extiende el caluroso y desértico territorio indígena de La Guajira, compartido por ambos países.

Allí, donde la fundación Cáritas identificó la tasa más crítica de desnutrición del país, Lideibis Bracho, de 26 años, mece cariñosamente a su bebé, mientras lo amamanta.

El pequeño, de apenas seis meses se recuperaba de una estadía en un hospital cercano donde pasó semanas intentando sobreponerse de la desnutrición aguda que, finalmente, mató a su hermano gemelo.

“A todos nos mandaron a tomar vitaminas, pero no hay. Hay que irlas a buscar a Colombia, pero a costos que no alcanzan”, dijo la madre desempleada en una explanada con unas pocas casas destartaladas, a pocos metros de un enorme basurero donde a veces escarba en busca de comida o algo que revender.

Un estudio iniciado por Cáritas en octubre del 2016 en las parroquias más deprimidas de Zulia, Distrito Capital, Vargas y Miranda -los cuatro estados más poblados del país-, determinó que un 48 por ciento de los niños menores de cinco años presentó desnutrición. De ellos, el 8 por ciento tenía la forma más grave de la enfermedad, con altísimo riesgo de muerte.

En abril, durante su última medición, los resultados fueron alarmantes: el 56 por ciento de los niños menores de cinco años presentó algún déficit nutricional y los casos más graves también ascendieron al 11,4 por ciento.

“¡Estamos subiendo 1 punto porcentual por mes!”, se lamentó Susana Raffalli, nutricionista coordinadora del estudio de Cáritas, quien ha presenciado y estudiado emergencias humanitarias en diferentes partes del mundo.

“No es normal que vayas a una comunidad, peses a 100 niños y te den 30 que se te están muriendo en los brazos. Eso es una cosa catastrófica”, agregó Raffalli.

CRISIS ALIMENTARIA

Un estudio de la Fundación Bengoa, dedicada a la enseñanza nutricional, y que tiene seguimiento de talla y peso en escuelas de cuatro estados del país, encontró que, entre los más pobres, 27 de cada 100 niños presentan alguna alteración nutricional.

La Organización Mundial de la Salud establece que a partir de un 10 por ciento de niños con desnutrición grave ya se considera que hay una crisis alimentaria y a partir de un 15 por ciento, la situación escala al estado de emergencia. En el 30 por ciento, el país entra en una situación de hambruna.

El Gobierno anunció recientemente que varias toneladas de alimentos llegaron a sus puertos para paliar el desabastecimiento. Pero el arribo pareciera insuficiente en un país con poca variedad de productos y la inflación más alta del continente.

Por ello, las escuelas de Miranda, un estado gobernado por la oposición, han tenido que abrir sus puertas los sábados y hasta en vacaciones para alimentar a los niños con riesgos nutricionales.

Aun así, la principal asociación de agricultores privados del país, Fedeagro, pidió recientemente que se abriera un canal de ayuda humanitaria que atendiera las necesidades del país, considerando que están lejos de poder cubrirlas con producción local. La escasez de semillas y fertilizantes hizo que, prácticamente, perdieran el ciclo de cultivo del año.

“Un niño desnutrido va a tener más propensión a enfermarse. Un niño enfermo pierde más calorías, no come lo suficiente y se desnutre más rápido: Es un círculo vicioso”, consideró Raffalli.

“Se van a superponer la crisis de nutrición con la crisis de salud y aquí la mortalidad infantil va a ser abismal”, agregó.

Reuters no pudo determinar un número de muertes por desnutrición, pero medios locales han reportado decenas de casos este año.

Por primera vez en décadas médicos han reportado casos nacionales de marasmo, un tipo de desnutrición por deficiencia energética, y pelagra, enfermedad producida por falla en la ingesta o absorción inadecuada de vitamina B.

En el J.M. De los Ríos, los niños ingresados por desnutrición en lo que va de año ya duplican el número de casos atendidos en todo el año pasado dijo Raffalli, según el seguimiento que mantiene con colegas allí.

“Tiene 9 meses y está como un niño de 2 meses, pesando 5 kilos”, dijo Marisela Huertas, de 39 años, acariciando a su pequeño Óscar, quien además de la desnutrición lucha contra una neumonía, macrocefalia y una pérdida severa de calcio.

“Me dijeron que le diera leche, pero como está la situación, no la consigo”, agregó en el hospital donde tampoco cuentan con fórmulas de realimentación o suero.


#383

Supongo que si digo que esto me parece conocido, saldría algún colaboracionista a explicarme por qué esto no es tan grave como parece.


#384

Otro ángulo. Para que después digan que ellos no sabían. Me refiero a los verdugos y sus excusadores.


#385


#386

Pero eso es solo para asustar. Jejejejeje

Y además no han muerto suficientes personas. Jajajajaja

:bad_egg:


#387

Me encanta que comparen la GNB, que se deja escupir, echar mierda, recibir patadas y pantaletazos con la Gestapo, sus campos de concentración y su eliminación sistemática de millones de seres humanos, especialmente cuando todos sabemos que la Gestapo no sólo llegó a matar a uno que otro puberto en defensa propia sino que su misión era más específica, aniquilar a cualquier opositor o a cualquiera considerado enemigo al régimen nazi

Leer el face de Idelmis Villalobos y sus imagenes me causa es tristeza, Y asi es como piensas los chavistas… que hay.


#388

Idelmis Villalobos
8 de junio a las 9:06 ·
El pobre puberto que se inmoló con un mortero era de guarenas, lo único que presumía en su cuenta de facebook, eran sus cejas sacadas al estilo tukki y galletas oreos con arequipe, me imagino que por ser un puberto le pagaban unos 300.000 bs para que se fuera corriendo a farmatodo a gastárselo en chuches, es por eso que al final, esos miserables, que queman vivos a perros, árboles y humanos detrás de una máscara de Darth Vader donada por algún malparido, terminan siendo un despojo, chivitos expiatorios que terminan dando la peor de las lástimas.

delmis Villalobos
31 de mayo ·
Algo que no soporto.
Ver a los pubertos neoliberales y a los que acaban de salir de la pubertad hablar de política cuando todos sabemos que en sus tiempos libres sólo leen Harry Potter y la piedra filosofal, especialmente cuando se creen clase media y desprestigian a la gente que de hecho, ayuda económicamente a su propia familia, que por cierto, son de raíces bastantes ordinarias, toscas, pero que ahora les mantienen con su sueldo nómina como a los propios parásitos neo de la sociedad.


#389

delmis Villalobos
21 de abril ·
Ya me aburre leer a los ardidos hijos del guaire decír que en Venezuela hay dictadura. NO, en Venezuela no hay dictadura malditos analfabestias políticos, y lo he repetido centenares de veces, lean, la dictadura no es una forma de gobierno mala, más bien es una técnica de gobierno o magistratura magnífica que debería aplicarse acá con urgencia, cuyo fin es preservar el orden cuando una república peligra o se enfrenta a los males del caos, como hay tontos inútiles que sigue repitiendo como idiotas lo que personas sin formación política balbucean, a mi particularmente, dejando a un lado lo utópico, me encantaría una dictadura justo ahora, les aseguro que si se aplicase, ni en el guaire les hubiesen dejado echarse el chapuzón, y la anciana que se le atravesó a la tanqueta la hubiesen tenido que recoger con espátula y cal, mediocres.

No se diga mas, le gusta las dictaduras.


#390

Pues no veas el asco que produce leer las defensas a la hombría de CJ por dejarse empujar por un gorila y no asentarle su mano.


#391

CJ ya raya en lo debil, un dia de estos se me olvidara las veces que se ha dejado coñacear.


#392

No hay que ser violentos. Hay que dejarse matar mansamente para que los que quedan vivos digan: “es que no son suficientes muertos”.


#393

Ayúdenme a entender: ¿esta encapuchada sería "colectiva" o "libertadora"? ¿De qué depende? ¿De la zona donde "proteste"? ¿O de otra cosa? pic.twitter.com/IaaxiabbMI

— Ernesto Villegas P. (@VillegasPoljak) 5 de julio de 2017

Que Villegas pregunte eso no hace suponer ningún sesgo racial en el asunto. ¿Verdad? No se puede suponer una intención de persecución hacia ningún grupo en particular. ¿Cierto?


#394